30 de enero de 2017

I'm only human, after all...

Hace más de 3 años que no volvía por aquí... alguna vez me he pasado, cómo el que mira a través de la cristalera de un bar por si estuviera aquella camarera que tanto le gusta, pero no se atreve siquiera a pedirle cambio... alguna vez me he asomado, con miedo reconozco. No sé a qué... porque es lo malo del miedo, que no tiene sentido, que nos anula...

3 años. Perdí mi musa. Perdí mis musas... otras se fueron. Me perdí a mi mismo, y nunca volví a encontrarme. O me fuí, no lo sé. Sólo sé que aquí estoy, sin ser el mismo... así que lo más seguro que nunca volviera. Y es mejor así. Porque conocí a alguien increíble, que según me ha contado siempre estuvo ahí, latente, atento, dormido, soñando...

Y empezamos a conocernos de nuevo, de fuera a dentro (a base de cafés con hielo por supuesto). Había ocurrido algo especial... había cambiado, cuando le ví, físicamente, mucho... pero eso no era lo especial. Lo inusual era lo poco que se había dado cuenta él mismo de lo que había cambiado por dentro, que ni siquiera se reconocía hablando, actuando, viviendo. Me contó cosas increíbles... viajes fantásticos, personas inolvidables, sueños alcanzados, gente perdida... había llorado mucho también y se había quedado seco por dentro. Pero aprendió a volver a amar... y a llorar también, pero de alegría.

Se nos pasaron las horas volando... los días... las semanas, los meses. Poco a poco me di cuenta de que me costaba cada vez más acordarme de aquél chaval que desapareció, y que nadie echaba de menos. Seguía ahí, le veía en algunos gestos, en algunas palabras y dejes... y en el fondo él mismo no quería olvidarse de aquel niño, porque gracias a él era quién estaba delante de mí hoy en día.

No sé en que momento... pero ocurrió. Dejé de hablar de él, y el nosotros que apenas usabamos... pasó a convertirse en un yo. Y aunque como un leve recuerdo, tiré la llave donde guardaba aquellos años, no para olvidarlos, porque a veces no hay que olvidar, sólo priorizar...

Descubrí que me apasiona motivar a la gente, había encontrado en mi mismo un afán de superación que nunca hubiera imaginado que existiera. Me daba la vida ver como podían unas simples palabras sacar algo más de los demás. Una repetición más, una vuelta más, un día más, una sonrisa más... Motivado y motivando. Renacido,. Reencontrado. Recargado. RELOADED.

Y volveré a tropezarme mil veces, pero me levantaré otras mil... y me reiré, y lloraré como hace un rato. Espero volver a amar. Y follar, todo lo que pueda y más. Y discutir, y charlar hasta la madrugada, y volver a escribir como estoy haciendo ahora. Y levantar 100 kg en press banca, y hacer una sentadilla con otros tantos. Y leer un día un mensaje de alguien que me diga "Gracias a ti, yo también pude conseguirlo", igual que lo escribí yo en su momento a alguien. Y tener a mi familia y mis amigos cerca. Y alguien al lado... no debajo, con envidia, ni encima, con orgullo, AL LADO. Aunque no comparta mis aficiones, aunque no coincidamos en todo, pero que esté ahí, apoyándome, Y que se deje hacer lo mismo...

Acabo de terminarme mi café con hielo (descafeinado, que hay que dormir...). Pero no he acabado de charlar conmigo mismo, ni de conocerme. Pero lo que he descubierto de mí, me apasiona. He sido capaz de amar y de odiar. He intentado ser un cabrón, y también he intentado ser lo mejor que fuera capaz... He sido vago y ahora no aguanto más de las 8 en la cama aunque libre. No hay día que no me ría... y eso se lo agradezco a la gente que he conocido, sobre todo en el trabajo. También me he cruzado con gente sin querer a la que puedo llamar amigo, moviendo peso y sudando juntos. pero sobre todo riéndonos...

Me queda mucho por contarme y me queda mucho por escucharme... y discutirme, y aconsejarme. Al final, todo este viaje, de pérdida, de reencuentro, de exploración... de cambios físicos y mentales, de maduración... se resume en una sóla frase:

¿QUE QUIERES TU?

28 de septiembre de 2013

Twittercuento V

No tenía cerca el mar.No podía olerlo ni escucharlo.Pero sus ojos,aún pixelados en la pantalla del móvil,le servían de caracola.

Twittercuento IV

-Me he cansado de ver,dijo cerrando los ojos. -No me dejes... -Tranquila, contestó sonriendo. -Es hora de escuchar.

Twittercuento III

Las imágenes de su album perdían detalle con el tiempo. Le gustaba imaginar que hacía fotos cada vez que parpadeaba...

Twittercuento II

Quiso comerse el mundo,aderezado con sus sueños,apartando la realidad,que nunca le había gustado.Pero se le atragantó la soledad.

Twittercuento I

Había guardado una lágrima para ese momento.Se había ido.Siempre supo que se iría,por eso la quiso más que a nada en el mundo.

1 de julio de 2012

Everybody lies

¿Mentimos? Sí. Ya lo decía House... "TODO EL MUNDO MIENTE". Por diferentes razones y motivaciones, pero lo hacemos. Lo malo no es hacerlo, es de que manera se ha desvirtuado el uso de la mentira...

Quién más o quién menos siempre tiene en su vida un un "ya te pagaré..." (vete esperando), un "no, no quiero nada serio ahora con nadie..." (vaya, a los dos días está hiperenamorada, pero claro... no eres tú jjajajja), con un porqué que nunca es de verdad (-Ahora no puedo, -Vaya llevas 6 años sin poder..., o "no, es que estoy mejor sóla de verdad, pero me caes genial ^^"), porque siempre hay otra razón, que nunca se da por vergüenza, por cobardía, por comodidad... maquillándo la realidad se vive mejor. La falsa e hipócrita creencia de "no quería hacerte daño" mueve hoy en día al mundo en apariencia, cuando lo único que se busca es el propio interés... Mentir ya no se ha convertido en una vía de escape, en una manera poco ética de conseguir algo... mentir ya no es un medio para un fin, mentir hoy en día es una costumbre, cómo el respirar.

Primero intentemos entender que es la mentira. Extraído de la wikipedia: Una mentira es una declaración realizada por alguien que cree o sospecha que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes le crean, ocultando siempre la realidad en forma parcial o total.[...]Mentir implica un engaño intencionado, consciente, y estudios demuestran que el ser humano tarda más mintiendo que diciendo la verdad.


La última afirmación es muy gore eh xD Está demostrado científicamente que se tarda más mintiendo que diciendo la verdad jjaja. Es decir que si lo juntamos todo, decir algo que se sabe que no es así, ocultar una realidad, de manera totalmente consciente y encima, llegando más tarde y de peor manera al objetivo o a lo que sea que quisieramos conseguir... y se tiene el valor y la hipocresía de decir que hemos mentido por nuestro bien, por no hacernos daño, por ahorrarnos un mal trago, etc... NO. Has mentido porque te era más sencillo mentir, porque parece que es obligatorio, primordial e increíblemente gratificante tener contento a todo el mundo, porque claro, "qué pensará/n de mí si no...". porque no has tenido la suficiente valentía o los cojones de decir lo que piensas realmente, tanto que se las da la gente hoy en día de "Yo voy con la verdad por delante, todo a la cara". JA. Porque decir la verdad no hace daño, lo que hace daño es el no saber, el esperar, el soñar con algo que nunca ocurrirá, y a lo mejor hace más daño el modo y las maneras de contar una verdad, pero la verdad no duele, porque la verdad es realidad, y la realidad se acepta o no, y se lucha contra ella, por hacerla mejor o diferente, por cambiarla, pero sigue siendo verdad y real.


A tomar por culo, a reflexionar. Qué estoy hasta las narices de frases estúpidas y de gente que no hace más que mentirte a la puta cara, y tú encima tienes que hacer cómo que no te das cuenta por no llamarle subnormal, puta o derivados (sgún el caso) en su jeta. Porque yo voy con la verdad por delante, todo a la cara... pero insultar es otro tema para otro día, ¡es todo un arte! xD

28 de mayo de 2012

Empty

Dejó la pluma a un lado, y sin dejar de mirar el folio en blanco tanteó en busca de su taza de Spider-man. "Vaya, vacía... cómo yo." Llevaba meses intentando escribir, todas y cada una de las noches, todas y cada una de las horas...y sólo había descubierto dos cosas, una, que era capaz de visitar el lavabo con los ojos cerrados y dos, que no conseguía hacer salir nada de su cabeza ni de sus dedos. Ni a máquina, ni en el portátil, ni a bolígrafo ni a pluma. Se había ido, su musa, aunque tampoco estaba seguro de haberla tenido nunca.

Cogió el papel, lo arrugó y trató de encestar (siempre le había parecido genial verlo en las películas), pero para su frustración falló. "Lo que me faltaba joder... ni escribir ni meter una puñetera bola de papel a un metro". El ciclista que tenía dibujado en el lateral le devolvía una sonrisa cínica. "Pffffff, necesito un cigarro". Se puso unos calcetines para no hacer ruido y se dirigió a la cocina con más cuidado del que debiera. "Si estoy sólo, que cojones hago xD".

La verdad que no sabría decir cuando perdió la inspiración. nunca había escrito mucho tampoco, pero siempre tenía ideas, siempre guardaba unas líneas e imaginaba el resto... y a medida que lo soltaba iba creciendo sólo; llegado el momento sólo tenía que mirar cómo se desarrollaba todo, él dejaba de dirigir para convertirse en un mero espectador, ansioso por saber cómo actuarían sus personajes, si seguiría las pautas que el tenía esbozadas o por el contrario (y cómo le pasaba siempre) decidían hacer lo que les venía en gana. Pero últimamente sólo tenía... ganas, y sólo con ganas no hacía nada. Tenía ganas de escribir la historia de amor más bonita jamás narrada, tenía ganas de escribir un relato duro, realista, esperanzador pero de un tono general gris... tenía ganas, pero nada más. No sabía por dónde empezar, no sabía cómo darle forma y cada vez se sentía más frustrado.

Su última nómina había llegado muchos meses atrás. Sus ahorros le permitían vivir, pero echaba de menos la presión de tener que entregar deprisa y corriendo sus historias, muchas de ellas escritas la noche antes y tras haber tirado a la basura el trabajo de meses. Echaba de menos los días en tensión esperando la llamada de su editor y verle fruncir el ceño leyendo las últimas páginas delante de él. Echaba de menos hasta ese... "Lo has vuelto a hacer cabronazo... ¿porqué cojones tienes que dejarlo todo para el último momento? Es bueno... es realmente bueno... Y tú también, pero si sigues así algún día se te acabará la suerte, házme caso. Vete a descansar anda, te mandaré la revisión ,que será nula cómo siempre, para que le des un último vistazo."

Y que razón tenía... su... talento, su suerte, su musa... se habían ido, cómo un mal sueño qué sólo deja atrás algo de sudor en la frente. Lo malo qué a él ese sudor no se le secaba, lo notaba húmedo y frío, cómo un recordatorio de lo bajo que estaba cayendo. "¿Puede irme peor? Qué preguntas jjaja sabes qué no..." Apagó la colilla en su foto. Hacía casi un año que no sabía de ella; ni siquiera sabía porqué la guardaba, salía fatal, no sabía sonreír, siempre lo decía cuando le sacaban una foto... ("A ver cómo me sacas que soy poco fotogénico xD", "¡Sonríe!", "Jjaja no sé sonreír..."). Simplemente apareció ahí un día con su color sepia, cuando había luz, y ahí seguía, cuando todo estaba oscuro...

Hacía aire, caliente, pero no incomodaba. Tampoco es que hiciera un excesivo calor, pero tenía manía de ir en calzoncillos por casa. "Qué coño, para quién me va a ver..." La verdad es que no se lo pensó mucho. A medida que aceleraba el aire se hacía más fuerte y el contacto con el suelo, frío, fué la sensación más agradable que había tenido desde hace meses...

"No, no, NO, NOOOO, joder. Me cago en todo lo cagable..." Cogió el papel, lo arrugó y trató de encestar (siempre le había parecido genial verlo en las películas), pero para su frustración falló. "Lo que me faltaba joder... ni escribir ni meter una puñetera bola de papel a un metro"...

19 de septiembre de 2011

Mensaje en una botella...

Léeme, léeme al menos. Las palabras no hacen daño si no se escriben con esa intención...

Hoy no escribo para mí, como hago habitualmente. Hoy escribo para ti. para que me respondas. Para quedarme tranquilo, para arreglarlo, para no cometer los mismos errores que en el pasado. Porque ya una vez lo dejamos pasar, ya una vez lo dejé estar... y no ocurrió nada, ni bueno ni malo, simplemente no sucedió.

Hoy espero que me contestes, aún cuando no me has contestado mensajes, ni llamadas, ni pensamientos... porque sabes que pienso y sin embargo, actúas como si no me conocieras. Sabes que quiero y necesito, y sin embargo me lo niegas. Porque lo único que quiero y necesito es saber, saber porqué volviste, saber porque apareciste de repente, saber porque las palabras se tornaron tan sinceras y ahora de repente, no pesan nada y se las lleva el aire.

No creo en las casualidades, hace tiempo dejé de hacerlo. No hay nada escrito, no hay nada predeterminado. Todo ocurre gracias a nosotros, o por nuestra culpa... nuestras decisiones, nuestras elecciones, nuestros gustos, una sonrisa, un guiño, una llamada que no se coge, un sms que se deja olvidado... Yo he decidido insistir, he decidido luchar, he decidido preguntar. Porque en el fondo, sólo quiero comprender, estés cerca o lejos, pero necesito comprender que ocurre dentro de esa cabeza. Porque comprender significa poder mirar adelante y saber a qué atenerse, y con eso, sólo con eso, se vive mucho más tranquilo... porque aunque el futuro no esté escrito, las intenciones si que cuentan. Y contar con ellas es lo que nos hace seguir adelante, porque luchar por nada a nadie le gusta.

No hay más, no pido más. Tú misma lo dijiste... "Si no quisiera venir no habría cogido un taxi". Yo te respondo ahora... como ya hice hace tiempo. "Puedes desaparecer, y sin embargo... sigo aquí."

18 de septiembre de 2011

Hola tú...

Y vuelves... y traes contigo tu olor, aquél que de sólo imaginarlo hacía que me sonriera... tu cara de cansada, que sólo daba ganas de mecerte hasta que te durmieras... tus labios, que nopodía dejar de mirar mientras hablabas... porque hablabas mucho, y esa voz era cómo oir llover, tranquilizante, embriagadora...

Vuelves después de haberte ido, sin un adiós, sin un hasta luego, sin un porqué... simplemente "puf", desapareciste. Y me quede con mi imaginación, mi media sonrisa y mis brazos vacíos... Soñando una explicación, y llorando por el silencio que obtenía por respuesta. Llovía igual, pero este sonido no alimentaba más que mi desesperación.

Pero, ¿de verdad has vuelto? Sigo sin poder respirarte tanto como quisiera... sigo sin poder abrazarte. ¡Aunque te he escuchado! Me he bebido cada palabra, cada tono de esa voz que me ha vuelto a calmar... te he sonreído, te he podido tocar la rodilla y decirte... "me alegro de verte", pero te esfumas... y aunque se que me dices que has vuelto, no te encuentro. Y por eso... no me encuentro.


Si logro destapar el tarro de su esencia,
me han dicho que huele a jazmín,
voy a partirme el cuello diciendo que sí,
antes que se dé cuenta que el mío no es ná,
que huele a miseria y a barra de bar.

[...]

Otros se condenan a dedicar versos a
aquellas que les dieron fuego por dentro
yo esperaré cuando llegue el momento
no echarte de menos.
Es tan sencillo hacerme feliz,
que me de el aire en la cara,
[...]
que suene la puerta y pregunten por mi,
tus manos abiertas, despegar los labios,
verte sonreir, ...a ti.

4 de septiembre de 2011

I´m gonna be brave...

Ahora toca trabajar duro, toca estar cansado... toca echar de menos, toca pensar y reflexionar... pero sobre todo toca no hundirse... toca imaginar, soñar y volar... toca ser valiente.

TOCA VOLVER A SER YO ^^

2 de julio de 2011

Microcuento III

Se despertó como siempre, echando de menos su presencia en la cama. "Vaya, era otro sueño", pensó.

Se había pasado la vida soñando: con princesas de boca de fresa y dragones cuyo aliento podía fundir el más duro acero, con una multitud enloquecida que le aclamaba en sus conciertos, soñando que ganaba todas las carreras y era el piloto más rápido, que era el luchador más fuerte de una antigua estirpe de guerreros... Tanto había soñado que no sabía ni quién era.

Pero ahora era diferente. Sólo soñaba con ella. Una mirada, un gesto, una sornisa, un abrazo que estaba tardando mucho en llegar, un beso por el que mataría. Estos sueños eran diferentes... ahora, para él,

SOÑAR ERA VIVIR.

18 de junio de 2011

Smscuento I

Se abrazó fuerte. Con la cabeza entre los brazos, suspiró.

"Loco", se dijo. Recordó. Y subido a ese recuerdo se permitió sonreír por vez primera desde hace tiempo... Dudó, pero cogió el teléfono. " Es tarde... mejor un sms". Tembló... y saltó.

"T EXO DE MNS".